Asesinos de oraciones eficaces: La indiferencia a la soberanía de Dios

Los comentarios están cerrados.